Pasando de nivel: del multimedia al transmedia

La_Pegatina_Eureka_01_700x526

La narrativa transmedia propone una historia encauzada por varios canales que busca la implicación activa del público, más variada e importante que nunca. Las técnicas del marketing y la comunicación cultural se van sumando paulatinamente a esta nueva ola, es el momento de pasar de nivel.

Evolucionan las necesidades, crecen las expectativas, el escenario se expande y los usos se adaptan a las herramientas que han surgido durante la primera década del siglo XXI. Como consecuencia, las experiencias son otras, dicen que más intensas, mucho más activas para el usuario o, mejor dicho, para la comunidad. La web 2.0 dio el primer aviso, allá por 2004, cuando los blogs, los wikis y las redes sociales empezaban a sonarnos a algo y nos dábamos cuenta de que podíamos participar del cambio. En pocos años hemos asistido al nacimiento de la televisión a la carta y de la prensa multimedia e interactiva, de experiencias que nos permiten interactuar, de servicios que se adaptan a nuestro perfil y necesidades. Hace tiempo que cualquier actividad de ocio o cultura comenzó a ser bidireccional y multimedia. Pero, como todos sabemos, vivimos en un suma y sigue tecnológico continuo.

Ahora estamos pasando de nivel, el multimedia parece haberse  vuelto insuficiente y limitado y las mentes más avanzadas, aquellas que modelan el futuro, hablan, piensan y adoctrinan sobre el transmedia, un nuevo concepto que se delimita en dos pinceladas básicas: integración de múltiples soportes, canales y dispositivos y experiencia inmersiva para el espectador. Esto llevado a una narrativa, a una acción de comunicación concreta, es mucho más fácil de entender: si el multimedia nos contaba una misma historia adaptada a múltiples formatos, maneras y dispositivos, la narrativa transmedia construye la historia a través de esos múltiples formatos, maneras y dispositivos, son las partes de un todo indisoluble.

De este todo, de la historia que está desarrollándose en varios soportes, es indispensable que la comunidad de fans participe activamente. Ellos vivirán este mundo narrativo, no serán meros espectadores a quienes les llegue un mensaje. Al extrapolar la narrativa transmedia a la comunicación cultural surgen destacados ejemplos, como acciones de promoción para películas y series. Un proyecto transmedia conocido y bien valorado es el de la película ‘El Cosmonauta’, de Riot Cinema Collective, una producción financiada por crowdfunding que ha sabido utilizar todas las herramientas de comunicación a su alcance. Además de su omnipresente y bien gestionada presencia en redes sociales, desde su web, que ya en el dominio incluye la palabra “experience”, los creadores ofrecen al usuario la posibilidad de organizar él mismo una proyección del filme en cualquier punto del planeta.

Cambiando de disciplina, también la música ha encontrado su sitio en la narrativa transmedia. Como ejemplo, el grupo de música ‘La Pegatina’. Los catalanes, que llevan diez años en el show business, acaban de lanzar en colaboración con Ubicuo Studio un videojuego para iPhone y Android que “permite a los usuarios vivir las peripecias del grupo de música en los conciertos en primera persona”. El interesado puede por supuesto escuchar el último disco de manera íntegra desde la misma aplicación.

Esta es la fórmula para quien quiera sumarse a la nueva forma de contar historias, que según dicen voces con memoria, no es tan nueva. Hay quien se acuerda mirando de reojo al transmedia de los narradores orales y su habilidad poderosa para incluir al oyente en sus relatos, sugiriendo que son ellos el elemento primigenio de la revolución que empezamos a vislumbrar. Sea como sea, lo que es evidente es que pasamos de nivel a un ritmo vertiginoso que nos obliga a adaptarnos cada vez más rápido a las necesidades de la comunicación global. Qué será lo próximo, queda poco para descubrirlo.

La autora de este artículo es Nerea Basterra González. Nerea es codirectora y redactora en la revista de información cultural Nokton Magazine. Se licenció en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid en año 2006. Tras trabajar en el portal de contenidos MSN.es, donde se hizo cargo durante más de dos años de los canales MSN Dinero, MSN Noticias o MSN Viajes, entre otros, leer más sobre Nerea.

Contenidos Relacionados

Top