El hombre que inventó un programa que hacía su trabajo

worker_sleeping

Érase una vez un empleado de una agencia de cobros que pasaba horas y horas investigando las cuentas de terceros. Un trabajo no demasiado agradecido. Érase que este tipo, cuya historia recoge Business Insider, creó un fichero para MS-DOS que le ayudó a simplificar y ahorrarse una gran cantidad de trabajo. Es decir, creó un pequeño programa de ordenador que ahora hace su trabajo de oficina.

El sujeto, cuyo nombre no ha sido revelado, explica que lo único que hizo fue generar un archivo tipo batch o por lotes, usando campos que ya figuraban en la información del software que utilizaba.

A eso le añadió un formulario tipo, del que ahora se vale para introducir los datos de búsqueda en los sistemas de las agencias de informes de crédito y calificadoras. “Me sentí un poco mal, porque esos datos pertenecen a personas de verdad, y, así como a un ser humano se le pueden olvidar los nombres, un software no pasa nada por alto”, confiesa.

“En general, siempre se me olvidaba alguien, que era ‘perdonado’ hasta que iniciaba una nueva ronda de búsqueda, que solía tardar un mes en llegar. En cambio, ahora me lleva menos de quince minutos”, indica.

Su jefa está encantada

Uno de los momentos que más odiaba en su rutina anterior de trabajo era el de llamar por teléfono a los morosos, porque suponía intentar una y otra vez localizar a gente que no estaba disponible.

“Era una enorme pérdida de tiempo y me aburría hasta la extenuación”, dice el protagonista de la historia. “Así que generé otro fichero batch para determinar qué individuos eran los que con más probabilidad estarían disponibles a una determinada hora para acordar con ellos un plan de pago. De esta forma, solo tenía que llamar a cuatro o seis personas al final de cada búsqueda, en vez de las quizás cien de antes”, narra.

Desde entonces, los resultados son tan buenos -su tasa de éxito supera el 50%- que su jefa (de la que entendemos que no se imagina de dónde viene el truco) está “encantada con él”. Y él dedica su jornada laboral “a cosas mejores”. Por ejemplo, ver películas como “Trabajo basura” (Mike Judge, 1999)  y, si la jefa se marcha, dormir o navegar por la red.

Este trabajador asegura que este descubrimiento le ha aportado “nuevos conocimientos y habilidades” que le servirán para optar a “trabajos mejores”. La única tarea de su trabajo que requiere ejecución humana es la llamada telefónica, “porque nadie”, explica, “quiere que una máquina le llame para decirle que debe dinero”.

Foto cc: Deutsche Fotothek

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top